SIGNOS OPUESTOS COMPLEMENTARIOS

Cada uno de los 12 signos del Zodiaco posee uno opuesto que, en apariencia, es completamente diferente y contradictorio. Pero como se dice por ahí, los polos opuestos se atraen y la realidad es que no existe ninguna incompatibilidad astrológica por lo que se complementan y se fusionan de manera perfecta.

Esta es la razón por la que personas con carácter muy diferente y gustos completamente distintos pueden llegar a tener una afinidad que enriquece sus cualidades. Conoce cuál es tu signo opuesto y qué podés aprender de este:

Aries – Libra

Es notable las diferencias que existen entre estos dos signos. La manera en cómo funcionan y qué es lo que los motiva es totalmente opuesta, pero se complementan. Aries es impulsivo, explosivo, impaciente (parece llevar prisa todo el tiempo) y egocéntrico, mientras que Libra es más calmado, contemplativo y se toma su tiempo para hacer las cosas. Estos dos signos son el complemento ideal porque Libra puede moderar los impulsos de Aries y estimular la dulzura que hay en él y Libra se sienten inspirado por Aries para desarrollar dinamismo, combatividad y autonomía.

Tauro – Escorpión

El carácter y personalidad de estos dos signos es contrastante, pero encuentran siempre la manera de volverse inseparables. Escorpión es de extremos, busca experiencias exóticas y no le dan miedo los nuevos comienzos. Tauro es más centrado, le gusta la vida rutinaria, la tranquilidad y las posesiones. Junto a Tauro, Escorpión aprende a disfrutar de los pequeños placeres de la vida, se estabiliza y es más perseverante. Mientras que Tauro aprende de Escorpión a ser menos terco, más libre y a tener la sabiduría de cerrar y abrir ciclos.

Géminis – Sagitario

Estos signos parece que se enfrentan, sin embargo, son los que más se complementan. Géminis es de carácter adaptable, influenciable y muy reflexivo, al contrario de Sagitario que es indomable y no varía su forma de ser. Al estar en contacto, Géminis aprende a ser sincero, entusiasta, constante y tenaz; mientras que Sagitario se inspira en su signo opuesto para desarrollar tacto, reflexión, modestia e imponerse límites.

Cáncer – Capricornio

Son tan diferentes que se vuelven complementarios. Cáncer es dulce, tierno, sensible y vuelve a las personas indispensables en su vida, caso contrario a Capricornio, que es más de personalidad rígida, fría, realista, muy disciplinado e independiente. Por estas notables contrariedades, Capricornio aprende de Cáncer a ser generoso, delicado y a ser un tanto soñador. A lado de Capricornio, Cáncer aprende a ser más fuerte de sentimientos, manejar sus emociones y a desarrollar ambición.

Virgo – Piscis

Virgo es discreto, tímido, disciplinado, perfeccionista y ansioso, lo opuesto a Piscis que es muy soñador, se deja llevar y tiende a ser indisciplinado en sus responsabilidades. Junto a Virgo, Piscis aprende a ser más valiente para afrontar la realidad, mientras que Virgo se relaja junto a su signo opuesto y se vuelve menos perfeccionista.

Leo – Acuario

Sus personalidades son extremadamente opuestas. Leo es generoso, muy enérgico, ambicioso, autoritario, egocéntrico y se impone en cualquier situación. Acuario es un ser original, un poco indisciplinado, sutil y fraternal; junto a Leo, Acuario puede desarrollar su sentido de la organización, ser más audaz, confiado y menos rebelde; mientras que Leo aprende de Acuario a ser más humano, tolerante y creativo.

play
#BuenViernes! - Estás escuchando: Activá con Clara Ceschín